Buscar en este sitio web



¡Me agrada comer churros de vez en cuando! Especialmente esos rellenos con chocolate derretido o con dulce de leche. Cuidado, eso sí. Hay churros que los venden en las ferias que son como algunas personas. Apenas están rellenos en los extremos, de modo que lo dulce se les acaba rápidamente. El aspecto atractivo en estos casos es muy superficial.

Por mi parte, intento ser consecuente. Y creo que el amor sincero (¿existirá un amor no sincero?) supera cualquier sabor agraz.

¿Has conocido gente así?
 

No hay comentarios:

Publicar un comentario