Aprendiendo sobre el amor

Para mí el amor es querer lo mejor para la persona amada, cualquiera sea la relación que se tenga con ella. Y tratándose de una persona diferente a sí mismo, necesariamente tiene una vida distinta. Una historia, sentimientos, visión de la realidad, motivaciones, proyecciones que pueden parecerse a las mías, pero que nunca van a ser iguales. Cada cual tiene su camino que recorrer y aprendizajes diferentes que realizar. No sólo el pasado es diferente, también lo será el futuro para cada uno.

De tal modo que el concepto de un amor en que hay una relación armoniosa y perfecta con el ser amado (la media naranja), me parece una ilusión y una irrealidad. Tal vez por esta razón muchas parejas duran tan poco tiempo y rompen sus lazos con facilidad y, muchas veces, con animosidad. En la época actual, en que es tan fácil separarse, las relaciones son muy líquidas y son fácilmente acabadas.

Tu sueño de vida o tu vida de sueño


La realidad que percibimos de la vida está condicionada y filtrada por la formación que recibimos en nuestra infancia. La familia, la escuela, los medios de comunicación y la sociedad toda nos han grabado en lo más profundo de la mente patrones de conducta y conceptos que no hemos elegido. Y también nos ha privado de muchas percepciones, sistemas, modelos y otros esquemas conductuales, que nos impiden darnos cuenta de limitaciones en el resto de nuestra vida, a no ser que hagamos un intenso trabajo personal de autobservación e investigación.