Convierte a tu maestro en tu amigo omnipresente

Si tienes a una persona que te sirva como modelo para lo que quieres lograr, que sea un experto en ese tema, puedes convertirlo en tu maestro. Puede ser también un maestro espiritual. Un maestro espiritual verdadero no es perfecto, sin embargo cada día se va superando más, aprendiendo y amándote con más intensidad. Él siempre te tiene presente y cada día te visualiza y piensa en ti.

Si tienes un maestro espiritual, él está dentro de ti, por el hecho de participar directa o indirectamente de sus enseñanzas. Probablemente ya lo conociste antes, ahora tu alma lo ha reconocido y con el tiempo tu personalidad se irá dando cuenta de esto.

Se llama holístico al proceso consistente en que en cada parte están las demás partes y el todo.


Un maestro espiritual, cuando se está expresando plenamente como tal, es la realidad trascendente encarnada, es la voluntad superior expresada en el mundo físico. Por tanto, su actuar en esas circunstancias es un ejemplo muy sugerente, cuya imitación, con gran probabilidad, será exitosa. Si no tienes un maestro de este tipo, piensa en algún modelo a seguir en determinada especialidad.

Úsalo para tu auto mejoramiento constante. Cada vez que ejecutas una acción de mediana o gran importancia, visualiza al maestro al lado tuyo, haciendo esa acción. Observa y piensa cómo lo haría él. Imagínalo al lado tuyo, observándote y dándote ejemplo.

Por ejemplo, observa cómo conversa con otra persona y compáralo a cómo tú lo has estado haciendo.

Si tuviste un problema con alguien, coloca a tu maestro al lado y observa cómo se comportaría él en ese caso, siente su inmenso amor y positividad para resolver conflictos.

Cada situación cotidiana puede convertirse en un gran acontecimiento de superación personal; de amor y alegría para ti y para los demás. Compara tu proceder con el de tu maestro que has invocado.

Al hacer la retrospección, evalúa tus comportamientos y medita en cómo lo habría hecho el maestro Serval.

Si quieres ser cada día más feliz y llevar felicidad a quienes te rodean: Convierte a tu maestro en tu amigo omnipresente.

1 comentario:

  1. Te visualizo a mi lado amigo omnipresente, gracias por tu maestría en mi vida.

    ResponderEliminar