¿Quieres aprender inglés?

En general, las personas de 50 años o menos tienen poco manejo de vocabulario español y poco conocimiento de la correcta redacción. Los menores, tienen un manejo pésimo del idioma.
La mayoría de los estudiantes universitarios y jóvenes profesionales no saben expresarse bien. Utilizan modismos, localismos, repetidos hasta el cansancio, ignorando la enorme riqueza del idioma español. Sus informes profesionales son débilmente redactados, dificultando mucho la transmisión de ideas.
Los docentes poco ayudan porque también se expresan con un español muy limitado y muchas veces con un lenguaje cropolálico, una verbalización repleta de palabras soeces o vulgares.

¿Y los padres? Igual. La mayoría se expresan pésimo y tratan muchas veces de manera grosera a sus  hijos. Esto no sólo afecta el vocabulario, sino que la autoestima de sus hijos, lo que repercutirá severamente en su vida adulta.
Entonces no es de extrañar que los niños no sepan expresar sus ideas. No tienen modelos a seguir.
La pobreza de vocabulario dificulta la comprensión de lo leído. Se aprecia en los cursos universitarios, lo que provoca que egresen muchos profesionales mediocres.
Los programas de televisión abierta se hacen eco de esta situación social. En vez de educar, se suman a la ignorancia y a la vulgaridad. Hasta hace unas décadas, los locutores eran locutores profesionales, se expresaban y modulaban a la perfección, pronunciando las palabras hasta sus sonidos finales y empleando un lenguaje culto. Hoy, abunda la vulgaridad.
No es de extrañar la pobreza que se manifiesta en las mediciones de comprensión de lectura, lo que además  causa en muchas personas pérdida de motivación por leer ya que les cuesta comprender las líneas que tienen ante su vista.
Difícil aprender un segundo idioma cuando no se domina ni el propio  cuando se carecen de los más elementales conceptos de gramática.
Antes de hacer tantas campañas para aprender idioma inglés, es fundamental aprender a hablar español. Es curioso, me parece a mí, que las autoridades educacionales no se den cuenta o no se la jueguen abiertamente por divulgar el propio idioma materno, antes que uno extranjero. El idioma que más utilizamos para expresarnos es el materno, a no ser que estemos residiendo en un país extranjero donde se hable otro idioma.
Es cierto que puede aumentar la productividad si más personas se expresan en inglés. Pero me parece evidente que mucho más aumentaremos la productividad en un país si la gente sabe hablar su propio idioma, comunica bien sus ideas y sabe redactar correctamente para que las opiniones e instrucciones sean mejor y más rápidamente comprendidas.
¿Tú qué piensas?

No hay comentarios:

Publicar un comentario