El tornado de Oklahoma opacó el poder de la bomba atómica sobre Hiroshima, dicen.

Leo en diarios de Estados Unidos los comentarios de los meteorólogos sobre el tornado que recientemente azotó a Oklahoma. Estos comentarios han sido propagados a todo el mundo por la agencia AP.
Los meteorólogos calculan que la fuerza del tornado es superior a la bomba sobre Hiroshima. Explican que la humedad, la fuerza del viento y la lluvia se combinaron con toda precisión para generar el enorme tornado que devastó Moore, Oklahoma. Y esa combinación liberó una asombrosa cantidad de energía que opacó el poder de la bomba atómica que arrasó con Hiroshima.
Los muertos han sido 24 personas.
Mi comentario.

La bomba nuclear sobre Hisoshima, que fue lanzada por los Estadounidenses el 6 de agosto de 1945, mató a más de 140.000 personas. A ello se suman centenares que murieron posteriormente a consecuencia de envenenamiento por radiación.
Esta bomba, tal como la siguiente en Nagasaki, no fue lanzada a objetivos militares sino que a la ciudad misma con el declarado propósito de causar el mayor daño posible. Los muertos fueron mayoritariamente de civiles, léase hombres, mujeres, niños, bebés.
Contrario a la propaganda de los gobiernos de Estados Unidos, la bomba no era necesaria porque Japón ya estaba listo para rendirse. Incluso el rechazo estadounidense a no garantizar la continuidad de la figura del Emperador prolongó la guerra innecesariamente.
Si se quería asustar y demostrar poder, habría bastado lanzar la bomba en las cercanías de alguna ciudad o de algún mar en Japón para que fuera apreciada sus consecuencias, sin necesidad de matar a personas comunes y corrientes, seres humanos que nada tenían que hacer en esa guerra.
A mí me parece, por decirlo suave, de pésimo gusto comparar un tornado en Oklahoma, que responde a un fenómeno de la naturaleza, con esta matanza premeditada y calculada, absolutamente evitable.
¿Tú qué opinas?

No hay comentarios:

Publicar un comentario