A veces cuesta, pero, creanme, ¡se puede!


El ser espiritual viene a cumplir una misión y esa misión es el servicio. Tarde o temprano descubrimos que nuestra misión es servir y que la tarea básica del ser espiritual se cumple cuando desarrollamos correctas relaciones humanas. Las correctas relaciones humanas son relaciones armónicas, es decir, relaciones que no están fundamentadas en el apego. Por eso la primera condición para ese recorrido es que la personalidad conquiste el desapego.
El desapego no es una condición negativa, sino una condición vigilante, positiva, que nos libera de algo que impide en nosotros el contacto con el ser espiritual, ese algo es el miedo de la libertad. Tenemos apego cuando tenemos miedo de la libertad. Tenemos apego cuando perdemos el poder interior. Tenemos apego cuando nos volvemos dependientes de una persona, de un evento, de una circunstancia; inclusive de la religión como una muleta exterior, no como un punto de apoyo interior.

En el ojo del huracán



Desde niño comencé una investigación de decenas de años para seleccionar sugerencias o “tips”, como les dicen ahora, de acciones o prácticas para lograr metas y objetivos. Busqué y catalogué aquéllas de resultados garantizados, recomendados por varios autores y que he ido poniendo en práctica conmigo y con mis pacientes.

Las he llamado “Técnicas de Éxito Seguro”. Las trato de explicar de manera fácil y directa. De modo que sea llegar y aplicar. Cada una tiene, claro está, todo un fundamento.

La insaciable búsqueda de sensaciones que conduce al vacío



Estamos en un momento de la historia en que hemos pasado de la era del consumo al hiperconsumo. Tenemos hipertrofía consumista. Consumismo ya no sólo de objetos de toda clase, sino de experiencias, de emociones incluso de sensibilidad y de sensaciones. Vamos a la búsqueda insaciable de experiencias. Y cuanto más buscamos más deseamos. Y cuanto más deseamos mayor insatisfacción sembramos.

El filosófo francés Jean Baudrillard le llama a todo ésto "la pérdida de lo real". No sólo es que estemos confusos por el exceso de objetos, experiencias y sensaciones consumidas sino porque precisamente no tenemos ni idea de hacia dónde vamos. Hemos perdido el propósito de casi todo. Y hacemos del propósito otra búsqueda de "experiencia sensible"; una excitación continua.

Sin embargo, hay un lugar en el que no tiene mucho interés para nuestro ego y nuestras insaciables exploraciones de experiencias "wow", y este es el silencio.

El silencio no es un reto para el ego. La sencillez no es un reto para el ego. Así los antiguos y presentes portadores de sabiduría recomiendan silencio, quietud, ayuno.

Para bien o para mal, no siempre lo que crees percibir es correcto.

Todavía tengo que lamentar descubriendo que sigo siendo ingenuo, interpretando lo que otra persona me dice conforme a lo que me gustaría a mí que pensara. Luego, tengo que aceptar que posiblemente tiene otros intereses muy distintos a los míos. En algunos casos, para mi bienestar mental, mi primera interpretación era la correcta, pero no siempre.


Libertad para tomar tus decisiones… ¿eso crees tener?



Contemplando la naturaleza aprendemos de la vida. De una u otra forma como se enuncie, es una idea que se oye habitualmente y desde hace siglos. El entorno natural es un espejo en el cual nos podemos reflejar, tal como sucede cuanto conversamos profundamente, de alma a alma, con otra persona. En esta otredad nos vemos contrastados y nos permite reflexionar, reflejándonos, con una imagen que se transforma al volver a nosotros, como cuando miramos objetos brillantes que nos devuelven una forma de nosotros algo diferente.

Aprendiendo sobre el amor

Para mí el amor es querer lo mejor para la persona amada, cualquiera sea la relación que se tenga con ella. Y tratándose de una persona diferente a sí mismo, necesariamente tiene una vida distinta. Una historia, sentimientos, visión de la realidad, motivaciones, proyecciones que pueden parecerse a las mías, pero que nunca van a ser iguales. Cada cual tiene su camino que recorrer y aprendizajes diferentes que realizar. No sólo el pasado es diferente, también lo será el futuro para cada uno.

De tal modo que el concepto de un amor en que hay una relación armoniosa y perfecta con el ser amado (la media naranja), me parece una ilusión y una irrealidad. Tal vez por esta razón muchas parejas duran tan poco tiempo y rompen sus lazos con facilidad y, muchas veces, con animosidad. En la época actual, en que es tan fácil separarse, las relaciones son muy líquidas y son fácilmente acabadas.

Tu sueño de vida o tu vida de sueño


La realidad que percibimos de la vida está condicionada y filtrada por la formación que recibimos en nuestra infancia. La familia, la escuela, los medios de comunicación y la sociedad toda nos han grabado en lo más profundo de la mente patrones de conducta y conceptos que no hemos elegido. Y también nos ha privado de muchas percepciones, sistemas, modelos y otros esquemas conductuales, que nos impiden darnos cuenta de limitaciones en el resto de nuestra vida, a no ser que hagamos un intenso trabajo personal de autobservación e investigación.